José María Gatica, boxeador

El amigo de los humildes.


José María Gatica fue un campeón sin título. Dueño de una guapeza única. Boxeaba cuando tenía que hacerlo y peleaba cuando el trámite de la pelea así lo quería. Brindaba espectáculo, la gente de la popular lo amaba. La del ring side no lo quería, pero este grande del deporte de los puños era capaz de enamorar a propios y extraños, no sólo con su estilo, sino también con su simpatía. Amigo de Perón, amigo de los humildes. Un pequeño gigante (61 kilos) que llenaba el Luna Park. Hizo 96 combates, de los cuales ganó 86 (72 por nocaut). Fue inmensamente popular.
Lázaro Koczi lo descubrió en las peleas callejeras, donde Gatica se ganaba la vida de lustrabotas, lo convenció para que combatiera en forma profesional, y no se equivocó. Fue un “tigre” del ring.
En mayo de 2013, la Provincia de San Luis y especialmente Villa Mercedes vivieron un acontecimiento tan histórico como emotivo. Después de medio siglo, los restos del ídolo, que estuvieron depositados en el "Panteón de los Boxeadores" en el Cementerio de la Chacarita en Buenos Aires, el 24 de mayo ​fueron trasladados a su tierra natal. El acto central fue el 25, cuando los restos fueron depositados en un monumento erigido especialmente en el ingreso al Palacio Municipal de los Deportes que lleva su nombre.

Galería:

Compartir esta nota: