Américo Moroso, bandoneonista

El último prócer del tango puntano.


En Justo Daract es toda una personalidad gracias a una carrera hecha a puro bandoneón y sacrificio, pero también gracias a sus dotes de buena gente y buen vecino. A los 82 años sigue como un purrete en la recorrida de escenarios de todo el país, donde recibe el cariño de muchos de los cantautores más destacados del tango argentino.
En 2014 grabó un disco en la Casa de la Música donde, acompañado de su banda de siempre, recorrió algunos clásicos y se animó a mostrar sus propias creaciones.
Hace algunos años recibió un homenaje que lo convirtió en un artista con un lujo que pocos pueden darse en el país. El Festival de Tango de Justo Daract, que se realiza todos los diciembre y en los que participó desde su primera edición, lleva su nombre.

Galería:

Compartir esta nota: